Entradas

Mostrando entradas de febrero 17, 2008

•·.·´¯`·.·•♥•·.·´¯`·.·•

Imagen
Señores... me ha tocado, no entiendo por qué, ni cuándo. Sólo sé que me di cuenta cuando me dieron la noticia de que se marcharía. La idea de que nunca vería su rostro de nuevo me sumergió primero en un pánico terrible, luego en una profunda depresión sumergida en lágrimas. Me ha quitado el apetito, el entusiasmo, y me ha ahogado en la somnolencia y la nostalgia. El amor es tan horrible. Por primera vez mi tristeza tiene nombre y reflejo.La fiera infame ha conquistado esa víscera desconocida. Arrancó los latidos independientes que auspiciaban mi vida y puso en marcha a su propia armonía: una música espectral que deanvula como un fantasma sumergido en melancolía. Ahora no puede latir mi corazón sin tu imagen contemplada, sin tu voz imaginada, sin tus caricias sentidas, sin tus besos de fantasía.

Sin la menor explicación, a pesar de que no me debes ninguna, te marchas tal vez para siempre. Y dentro de mi, el jardín se secará, las rosas morirán, su perfume se esfumará, pero tu imagen difu…

"We have a winner! Be excited! Be-be excited!"

Imagen
Mirando nuevamente algunas escenas de Requiem for a Dream, titiló la casilla de correos de mi messenger. Eso no es nada nuevo: puede ser cualquier estupidez del facebook o alguna noticia de las notas de Mercadotecnia de la universidad (no es que me importaran mucho, ya sabía que estaba más que aplazada). Leí rpaídamente el nombre del autor y por orden del olvido me sonó totalmente desconocido. Pero lo que llegó fue una misiva escrita casi en sangre y lágrimas, en mi lenguaje, hermosa. Era el poeta José Antonio Pulido Z. Inmediatamente abrí el mail con nerviosismo estusiasta. Recordé por un momento que inexplicablemente he tendio conflictos con todos los "José-algo" que he conocido... José Antonio, José Rafael...etc. Temí profundamente una condena hacia quellos disparates. No esperaba una respuesta, y menos tan inmediata. Me encontré con palabras de alivio y esperanza. Son tesoros inolvidables.
Lágrimas compratidas... palabras gemelas...
De verdad, tus palabras me han golpeado,…